viernes , diciembre 15 2017
Noticias Destacadas
Inicio / Noticias / Alcoy / David Sabido deja la política
David Sabido deja la política
Sabido votando en las Primarias de UPyD

David Sabido deja la política

El cabeza de lista de UPyD Alcoy en las pasadas elecciones municipales de mayo, David Sabido, ha anunciado a través de un comunicado publicado en su blog que deja la actividad política tras siete años formando parte de la formación magenta. En el documento Sabido ha analizado la situación política de la ciudad y ha argumentado que su decisión se debe a motivos personales manifestando que a partir de ahora quiere centrarse en su familia y su trabajo. El propio David Sabido ha indicado que UPyD fue un proyecto que surgió en su momento para regenerar la política española y admite que ha fallado debido a problemas organizativos a nivel general. Por último ha dejado claro que abandona la política con las manos limpias y ha agradecido a los 1.083 alcoyanos que depositaron su confianza en él en los pasados comicios locales. Reproducimos aquí el comunicado íntegro de David Sabido:

Siete años. Cerca de una década ha sido la que casi sin darme cuenta, he estado en la primera fila del campo de batalla político. Con 28 años tomé la decisión de sumarme a un proyecto político necesario, entonces y también ahora. Un proyecto político llamado UPyD. Siete años estos los que he coincidido con una gente magnífica, que me ha ayudado a defender desde distintos ámbitos orgánicos, el ideario de Unión Progreso y Democracia. Es por lo que en estos momentos en los que uno cierra una etapa de su vida, se acuerda de todas aquellas personas, de todos aquellos compañeros que estuvieron junto a uno, en las duras y en las maduras. Y en un partido humilde como UPyD, lógicamente son más frecuentes los momentos duros que los momentos de gloria, por lo cual, mi agradecimiento a los compañeros que me acompañaron estos siete años, es un agradecimiento que nace de lo más profundo de mi corazón.

No soy de las personas que en un cambio de etapa aprovechan para saldar cuentas. No merece la pena iniciar un nueva etapa cargando una pesada mochila de rencor.

Ponemos fin definitivo a un trayecto político, del cual he extraido innumerables lecciones que sin duda, me han ayudado a crecer como persona. Unas experiencias que, estoy seguro, me ayudarán el resto de mi vida. Siete años han sido estos, en los que uno ha hecho lo que creía que debía hacer. El día de mañana, estoy seguro que no me perdonaría no haber intentado mejorar en la medida de mis posibilidades, la dinámica política en la que mi ciudad, Alcoy, se sumergió hace ya algunas décadas. Una dinámica política donde destaca el parasitismo en que se encuentran instalados algunos políticos de nuestra ciudad, tratando de asegurarse llegar a la jubilación mediante la ley del mínimo esfuerzo. Una dinámica política que expulsa por centenares a vecinos de mi ciudad ante la falta de posibilidades laborales y ante el encarecimiento constante de vivienda y servicios básicos. Una dinámica política bajo la sospecha permanente de la corrupción. Y en esa dinámica política en que uno veía sumida a su ciudad, no podía quedarse de brazos cruzados. Hice lo que tenía que hacer: abandonar el cabreo y sustituirlo por la acción. Hoy abandono la política con la conciencia tranquila, pues podré pasear por la calle sin que ningún vecino tenga que reprocharme que le engañé o que no dije lo que pensaba.

Abandono la política, con las manos limpias, tras haber desempeñado distintas funciones en UPyD. Abandono la política por coherencia, porque creo en aquello que he pedido a los políticos: que sus responsabilidades sean por tiempo limitado y que den paso a gente nueva. Porque el apalancamiento de un político, obstaculiza el surgimiento de nuevos talentos, más frescos y con ilusiones renovadas. Siete años son más que suficientes como para para dejar paso a nuevas personas que sin duda, llegan con más fuerza e ilusión que alguien que ha visto de cerca lo mejor y lo peor de la vida política. Y con esto no quiero contribuir a estigmatizar la política, una actividad que me merece el máximo respeto, pues hay muchísimas personas que llegan por vocación de servicio. Por tanto el mal uso de la política de unos pocos, no sería justo que manchara el esfuerzo de muchos de esos ciudadanos que por inquietud personal y por vocación de servicio, trabajan día a día desde partidos políticos o instituciones por y para el ciudadano. Este tipo de político, tiene mi respeto y mi afecto.

Pongo fin a este trayecto subrayando que no abandono UPyD para marcharme a otro partido político. He llegado a la conclusión que lo que diferencia a los partidos políticos es su programa, su ideario y yo sólo me identid¡fico con el manifiesto fundacional de UPyD, aunque UPyD como partido haya tenido serios problemas organizativos, derivados de una antigua dirección herrática, que ha hecho naufragar un proyecto político que debería haber cogido el testigo de regeneración con el que se han hecho otras siglas políticas, plagadas de viejos políticos. UPyD como organización ha fallado. Y es por ello, por la parte de responsabilidad que como parte de su organización haya podido tener, por lo que aprovecho para pedir perdón a los ciudadanos que confiaron en nosotros. Perdimos una oportunidad única y eso no tiene perdón.

Pongo fin a este trayecto porque no quiero perderme nuevas aventuras que me esperan en este apasionante viaje llamado vida. Como algunos sabréis, espero el nacimiento de mi primer hijo, Dylan, y no quiero que para ver a su padre tenga que consultar la prensa del día. Ha llegado el momento de poder cenar durante la semana con mi mujer, quien sin duda ha sido quien más mérito ha tenido en toda esta travesía. Siete años en los que prácticamente ha tenido que cenar sóla, mientras yo tenía que atender entrevistas con afiliados, reuniones a lo largo y ancho de la comunidad, actos de partido, redactar mociones, informes, programas, preguntas, estudiar datos y más datos… Si algo me quedó claro tras las últimas elecciones es que uno hace más falta en casa que en el panorama político.

En el futuro, seguiré de lejos la política, porque es inevitable querer estar informado y porque cuando llegue el momento, quiero poder votar a aquellas personas que mejor me representen. Y sí, hablo de personas porque he aprendido a creer en ellas por encima de las siglas.

Por último, quiero agradecer la confianza que los 1.083 alcoyanos depositaron en mi en las últimas elecciones municipales y quiero deciros que no os debéis sentir abandonados. UPyD en Alcoy seguirá siendo referente de honestidad política. Seguirá siendo la única alternativa frente a la corrupción y las malas prácticas políticas.

Acerca de Cope Alcoy

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Free WordPress Themes - Download High-quality Templates